Militar que ha consumido alcohol y drogas en servicio condenado a la pena de multa

El soldado que confesó haber recibido amigas en el Museo Militar del Puerto, donde ejercía funciones, y de haber consumido alcohol y la droga, no cumpliendo sus tareas, fue condenado a ocho meses de prisión, pena sustituida por la de multa.

En sustitución de los ocho meses de prisión, el acusado, de 26 años, tendrá que pagar una multa de 1440 euros por el delito de incumplimiento de los deberes de servicio.

"Fue muy grave lo que hizo, invitó a personas externas a la institución y consumió alcohol y drogas cuando estaba de vigilancia y custodia. Esto es altamente condenable", dijo la magistrada del Tribunal de San Juan Nuevo, en el Puerto.

El militar estaba acusado de un delito de insubordinación por amenazas y otros delitos por, supuestamente, haber amenazado a un superior jerárquico cuando fue descubierto con las mujeres en la barraca. Esta acusación fue absuelto.

El 23 de febrero de 2017, el soldado, para ejercer funciones de seguridad en el Museo Militar del Puerto, invitó a una amiga a cenar a las instalaciones que ya estaban cerradas al público, a quien se unió después de otro militar, que no estaba de servicio, y otra mujer.

Los cuatro cenó allí, bebieron alcohol y fumaron droga, teniendo después dormido en la barraca, donde fueron sorprendidos por la mañana por el sargento, después de que el acusado no tener abierto el museo como era su tarea, por haber dormido.

Durante su testimonio, el soldado confesó todo, diciendo estar "muy arrepentido" porque lo que hizo no fue nada bien".

"Fue un acto irrefletido, no tiene lógica lo que hice, fue una irresponsabilidad, no volvería a hacer lo mismo", vincou, en la altura.


Nacional,GNR,Tribunales,Justicia,Nacional,GNR,Tribunales,Justicia