Clases interrumpidas en la escuela que espera la conclusión de las obras hace siete años

Las clases en la Secundaria de Amarante han estado interrumpidas esta mañana, entre las 10.35 horas y las 12 horas, para que la comunidad escolar se manifestase en el exterior por la conclusión de las obras que duran desde hace siete años, sin que se prevea su realización.

Los trabajos de recuperación de la Escuela Secundaria de Amarante están interrumpidos, hace unos dos años, cuando todavía falta construir un tercio de la empresa. Diez aulas y la cantina funcionan en contenedores.

La falta de seguridad en el interior y en el acceso al Parque Escolar agotó la paciencia de los Encargados de la Educación. La gota que hizo rebosar el vaso de la paciencia de la comunidad escolar, fue un accidente de tráfico ocurrido a la puerta de la escuela, en noviembre último, que provocó graves heridas a una alumna.

De ahí para acá ha habido, sucesivamente, las quejas de los encargados de la Educación y de la Dirección de la escuela para que las obras sean asumidas y completadas, pero el Ministerio de Educación, hasta ahora, no se ha comprometido con una solución inmediata.

"La respuesta que obtenemos es que se harán todos los esfuerzos para que las obras sean asumidas en el más corto espacio de tiempo", explicó Fernando Sampaio, director de la Secundaria de Amarante. El responsable asume que a lo largo de siete años fue creyendo, "por ingenuidad, en las promesas, pero el hecho es que me siento defraudado", dijo al JN.

Susana Ribeiro, presidente de la Asociación de Padres da un plazo, hasta el inicio del próximo año escolar, para que las obras estén concluidas, de lo contrario promete "endurecer la lucha".

En la Secundaria de Amarante para que las obras terminen falta construir un pabellón de clases, un polideportivo, cantina y espacios exteriores.


Local,Local