Casi la mitad de los psicólogos del SNS está en Lisboa

Casi la mitad (41%) de los 917 psicólogos del Servicio Nacional de Salud (SNS) está en Lisboa. La discrepancia entre regiones es mayor en los hospitales públicos. De los 458 profesionales a prestar asistencia en las unidades hospitalarias del país, 220 trabajan en Lisboa y Valle del Tajo.

El SNS tiene 917 psicólogos en todo el país: 458 prestan atención en los hospitales públicos, 213 trabajan en los centros de salud y 246 están en otros servicios públicos, como la División de Intervención en los Comportamientos Aditivos y en las Dependencias. La respuesta regional en el área de la psicología es menos equitativa en las unidades hospitalarias. De los 458 profesionales que trabajan en los hospitales públicos portugueses, 220 están en unidades de la región de Lisboa y Valle del Tajo.

El grupo de trabajo, creado por el despacho del Secretario de Estado Adjunto y de la Salud, Fernando Araújo, en noviembre del año pasado, y coordinado por Daniel Sampaio, para analizar, estudiar y proponer nuevos modelos de organización de la prestación de cuidados en el área de la psicología en el SNS, ya concluye su trabajo. El informe se presentará este jueves, a las 11 horas, en un panel digital accesible a través de la página del SNS en Facebook.

Los participantes en el panel, bajo el tema "Más Psicología en el SNS", san Fernando Araújo, Daniel Cerezo, Francisco Miranda Rodrigues, presidente del colegio de Psicólogos, Nélia Rebelo da Silva, coordinadora de la Unidad de Psicología Clínica del Centro médico de Lisboa, y Santiago Reyes Sebastián, psiquiatra e investigador de la "National Health Service". Cualquier persona puede participar y acompañar el debate, dejando preguntas en Facebook.

Ahora puede suscribirse gratuitamente a nuestro boletín de noticias y recibir el mejor de la actualidad, con la calidad de el Diario de Noticias.

Para la producción del informe final a la que el JN tuvo acceso, los expertos enviaron un cuestionario, en mayo pasado, a los psicólogos del SNS. La tasa de respuesta fue de 26,1%, aún así con una buena distribución entre los diferentes niveles de la atención de salud. El cuestionario permitió comprobar que la ansiedad es el trastorno mental más tratada en el SNS. Sin embargo, los trastornos más acompañados difieren de los centros de salud para los hospitales. Los psicólogos en la atención primaria de salud encuentran más casos de depresión (casi tantos como la ansiedad); de enfrentamiento y adaptación a la enfermedad y a la discapacidad; y de trastornos de desarrollo y comportamiento infantil.

En los hospitales, la depresión tiene una expresión residual. Además de la perturbación de la ansiedad, los psicólogos están llamados a acompañar a los trastornos de adaptación a eventos traumáticos, como las enfermedades crónicas o la hospitalización prolongada; comportamientos de adhesión a exámenes y tratamientos; y crisis personales y familiares. Muchos psicólogos han notado que también acompañan con bastante frecuencia "situaciones de duelo, víctimas de violencia doméstica y trastornos bipolares".

Tanto en los centros de salud como en los hospitales, el tipo de intervenciones más habituales es la prestación de servicios psicológicos a los individuos con trastornos mentales comunes.

Uno de los problemas señalados en el cuestionario es la escasez de recursos humanos, que, en el caso de los centros de salud, dificulta la realización de consultas a domicilio. Otro obstáculo es la imposibilidad de acceder, electrónicamente, al historial clínico del paciente, a pesar de que el usuario haya sido referido para tratamiento. En los centros de salud, esta referencia se hace casi siempre por el médico de familia, mientras que, en los hospitales, sobre todo por médicos de otras especialidades.

Los psicólogos se quejan, además, de "exceso de trabajo" y del cumplimiento de funciones que no están directamente relacionadas con el ejercicio clínico (como funciones administrativas o de coordinación de servicios), de la "necesidad de responder a los distintos servicios y unidades", la "falta de apoyo y de supervisión" y del "exceso de áreas de intervención".

Un punto crítico para el grupo de trabajo es la falta de hábito y de instrumentos para "medir el impacto de las intervenciones de los psicólogos en los centros de salud y hospitales, a fin de evaluar los beneficios para la salud pública.

En respuesta a la solicitud hecha por el Ministerio de Salud, el grupo de trabajo recomienda la creación de unidades de psicología en los hospitales, que presten atención clínica a todos los departamentos, en lugar de la dispersión de los profesionales de diferentes especialidades. Es deseable que este equipo integra becarios.

Por otra parte, se sugiere que la fijación de una cuota anual por el Ministerio de Salud, con la finalidad de acoger alumnado en prácticas en las unidades del SNS, "frente a la plusvalía asociada a la calidad y la especificidad de la formación realizada en el contexto de los servicios públicos de salud", como se puede leer en el informe final. El grupo de trabajo concluyó que el 46% de los profesionales al servicio de los hospitales y de los centros de salud no han realizado prácticas en el SNS.

La realización de prácticas en unidades del SNS "puede implicar la modificación de las restricciones existentes en cuanto a la remuneración de dichos etapas", alerta aún,

También propone que se aumente el número de psicólogos en la atención primaria de salud y que sean integrados en las unidades de recursos asistenciales compartidos para que puedan responder a las diferentes unidades de la agrupación de centros de salud. Es importante, también, ampliar las consultas y otras intervenciones en el área de la psicología en la atención primaria de salud, debiendo centrarse en el seguimiento de las situaciones de depresión y de ansiedad referenciadas por el médico de familia y por la "intervención comunitaria".

El grupo de trabajo quiere, además, que un elemento del equipo de psicología pase a integrar la estructura de liderazgo clínica de las agrupaciones de centros de salud, de modo a permitir la articulación y la planificación estratégica de la intervención psicológica de proximidad.

Nacional,Nacional